Mientras tanto en Chiapas… elecciones sí, exámenes de ingreso no/ Por Libertad Chavez-Rodriguez

Ayer se celebraron las elecciones más grandes de la historia de México. Como sociedad elegimos más de 20 mil cargos de elección popular, entre ellos 500 diputadas/os del congreso y gobernadoras/es de 15 estados de la República Mexicana. La gigantesca jornada electoral tuvo lugar entre la situación excepcional de pandemia y la oscura sombra de la violencia política contra candidatas y candidatos.

Mientras sucede el cómputo y conocemos resultados, no releguemos los hechos sucedidos en Chiapas a pocos días de las elecciones. Me refiero a la detención de un grupo de 95 estudiantes normalistas de la Escuela Normal Rural Mactumactzá, 74 mujeres y 21 hombres, quienes protestaban en la caseta de cobro de la carretera de acceso a San Cristóbal de las Casas en Chiapa de Corzo, exigiendo la aplicación presencial y no virtual del examen de ingreso a la Normal Rural. Otras demandas giran en torno a los magros presupuestos asignados y a la sobrevivencia de esos centros educativos únicos que son las Normales Rurales, que les brindan hospedaje, alimentación y una oportunidad de movilidad social a través de la educación formal.

La demanda: examen presencial, no virtual. Ver Fuente

Desdeñando por completo la innegable brecha digital y tecnológica que se experimenta en Chiapas (que aún no cuenta con red de fibra óptica)[1], y en particular entre habitantes de zonas rurales y de origen indígena, las autoridades de la Secretaría de Educación Pública de Chiapas decidieron aplicar nuevamente un examen de ingreso virtual. Esta decisión excluye contundentemente del examen a quienes no tienen acceso estable a una conexión de internet, ni a dispositivos adecuados para el examen, como tablets o computadoras. También discrimina de manera importante a quienes no tienen un entorno adecuado en sus hogares para la realización del examen de ingreso, colocándolos de entrada en una situación desventajosa al no poder acudir a la Escuela Normal a presentar el examen como era habitual en los años previos a la pandemia.

El intento por visibilizar tal brecha digital y tecnológica por parte de los estudiantes, su desesperación por concientizar de su situación a las autoridades, se ha visto en las manifestaciones públicas que duraron varios días desde el 11 de mayo. Las posibles candidatas y candidatos al examen cuestionaban los argumentos de las autoridades para no realizar el examen presencial, relacionadas a las restricciones sanitarias indispensables por la pandemia, cuando el despliegue presencial para las elecciones era aceptable y estaba en curso: ¡¿Por qué elecciones sí, y exámenes de ingreso no?!

La protesta estudiantil fue disuelta brutalmente con gases lacrimógenos y el despliegue de alrededor de 500 policías de cuerpos antimotines el 18 de mayo de 2021. Detuvieron a 95 estudiantes, cuya protesta fue criminalizada con los cargos de delitos de motín, pandillerismo, robo con violencia, daños y ataques a las vías de comunicación.

Policía estatal contra estudiantes normalistas. Ver Fuente

Indignan las denuncias de las jóvenes mujeres detenidas de haber sufrido tocamientos sexuales, desnudamiento frente a policías hombres y amenaza de violación sexual, además de la constante denostación verbal, maltrato físico y golpes con macana de todas las personas detenidas. Las consecuencias físicas y psicológicas que tendrán que lidiar estas jóvenes, se suman a las implicaciones de tales vejaciones y abusos sexuales en sus entornos familiares y comunitarios. La violación de los derechos humanos es flagrante; nuevamente está el abuso del cuerpo de las mujeres en juego, como una herramienta ruin de castigo, no solo para ellas y sus entornos inmediatos, sino como castigo ejemplar para otras y otros futuros protestantes.

No obstante, tras estos hechos, se han realizado marchas solidarias de estudiantes, maestros y familiares, exigiendo la presentación con vida y liberación de las y los detenidos. En todo el país se ha registrado la movilización de más de 600 mil personas de diversos contingentes de normalistas, colectivos y organizaciones en defensa de los derechos humanos, incluyendo protestas en palacio nacional, exigiendo la liberación de las y los estudiantes de Mactumactzá.

Padres de familia exigiendo la liberación de sus hijos encarcelados. Ver Fuente

Ante la confusión inicial y falta de información en las primeras horas de la detención sobre la situación, paradero y número de personas detenidas, no es de extrañar la sospecha de desaparición forzada. Ayotzinapa y los 43 estudiantes desaparecidos está latente y muy presente entre estudiantes normalistas y en la sociedad en general. Daniel Cadenas Gordillo, defensor de derechos humanos y fundador del Centro de Derechos Humanos K´untik ha acompañado el proceso de Mactumactzá y solicitó ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Chiapas el inicio de un expediente de queja y medidas cautelares por desaparición forzada.

Las mujeres normalistas fueron liberadas condicionalmente el 23 de mayo y los hombres el 2 de junio, ante la presión mediática y la amenaza de manifestantes de irrumpir con acciones en el proceso electoral del 6 de junio. Todas las personas liberadas seguirán vinculadas a proceso, deberán acudir periódicamente a firmar y quedan restringidos de realizar activismo en espacios públicos, de lo contrario serán reingresados al penal.

Las estudiantes chiapanecas al arribo de la marcha a la Ciudad de México. Ver Fuente

En una contribución de Sinia Bolaños aparece una mujer de espaldas con la inscripción en su ropa: “No puedo creer que todavía tenga que protestar por esto a mis 84 años”. Con esa imagen en mente, cierro pensando en la brecha enorme que hay entre la persistencia del abuso y vejación a las mujeres (como a las jóvenes aspirantes a la normal de Mactumactzá), y la creciente participación electoral de las mujeres. ¿Qué nos indica la coexistencia de estos extremos? Analizarlo sigue siendo nuestra tarea, la otra indiscutible es que las mujeres tenemos que seguir caminando y protestando.

06 de junio de 2021


Fuentes consultadas:

Mariscal, Ángeles y Ruiz (19 mayo, 2021). La lucha de normalistas en Chiapas por subsistir: desalojos, menos dinero y menos lugares. Pie de página.

Mariscal, Ángeles (19 mayo, 2021). La lucha de estudiantes normalistas por subsistir, entre desalojos, recortes presupuestarios y disminución de matrícula. Chiapas en paralelo.

Morales, Yessica (19 mayo, 2021). Normalistas denuncian desaparición forzada y tocamientos a mujeres a la CEDH. Chiapas en paralelo.

Escuela Normal Rural Mactumactzá Fecsm (mayo, 2021). Video con el reporte del defensor de derechos humanos Diego Cadenas sobre la visita a los separos donde se encuentras las y los estudiantes. Post de Facebook.

Mandujano, Isaín (23 mayo, 2021). Salen libres 74 mujeres normalistas en Chiapas; continuará plantón para liberar a los hombres. Pie de página.

Mandujano, Isaín (2 junio, 2021). Liberan a 17 normalistas y 2 indígenas desplazados, les prohíben realizar activismo político. Pie de página.


** Todas las imágenes fueron tomadas de Internet

[1] El Estado de Chiapas se encuentra en el último lugar nacional en hogares con internet y en usuarios con telefonía celular, según la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2019 (inegi.org.mx)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s